«

»

Ene 13

EL GPS

Global Positioning System, (Sistema de Posicionamiento Global) es una tecnología desarrollada en la década de los setenta con fines militares por el ejército americano. Iván Getting, un físico e ingeniero electrónico fue el inventor de este aparato que indica las coordenadas exactas de latitud y longitud gracias a su conexión con satélites.

En la actualidad los GPS están en automóviles, camiones, aviones, barcos son usados por geólogos en labores de exploración.

El GPS, tiene tres componentes: el espacial, el de control y el de usuario. Permite localizar donde sta el vehiculo y nos da la señal de apagado (off) o encendido (on).

El componente espacial está constituido por una constelación de 24 satélites en órbita terrestre aproximadamente a 20200 km, distribuidos en 6 planos orbitales. En caso de zótanos, la señal es muy débil y difícil de detectar. sin embargo se puede llegar al lugar.

El componente de control está constituido por 5 estaciones de rastreo distribuidas a lo largo del globo y una estación de control principal (MCS- Master Control Station).

El componente del usuario incluye todos aquellos que usan un receptor GPS para recibir y convertir la señal GPS en posición, velocidad y tiempo. Incluye además todos los elementos necesarios en este proceso, como las antenas y el software de procesamiento. También el usuario tiene una contraseña personal para navegar por la web a través de un computador o celular y una contraseña privada q solo lo sabe él, y sirve para brindarlo en casos de robo.

Con el fin de hacer este cálculo, el GPS tiene que saber dos cosas:

*La localización de al menos tres satélites por encima de ti.

*La distancia entre tu posición y cada uno de esos satélites.

El GPS descifra estas dos cosas para analizar la alta frecuencia y las señales de radio de baja potencia de los satélites GPS. Las mejores unidades tienen múltiples receptores, así que ellos pueden recoger los señales de varios satélites de manera simultánea.

El ser humano ha mirado a las estrellas para orientarse desde tiempos inmemoriales. Los movimientos celestiales y la posición de nuestro sol nos han permitido explorar y descubrir hasta el último rincón del planeta.

Por lo tanto, el receptor GPS consigue un reloj atómico con precisión “por libre”.